“Cálido de Ciudad”

Heredar una vivienda en un lugar perfectamente ubicado en Madrid, con inmejorables comunicaciones y en una finca urbana de grandes calidades merece una intervención integral para adaptarla a lo que uno desea. De esta necesidad, nace este proyecto. Veréis que el programa de la vivienda cambia ligeramente. En este caso, no era sólo el programa el que no se adaptaba al uso que se deseaba dar a la vivienda, sino que es la forma de entender la vida de hoy la que ha hecho necesario replantear por completo su distribución y forma. La disposición original de la vivienda tenía una cocina donde la única entrada de luz natural estaba escondida entre el mobiliario existente. Era casi anecdótica. Esta circunstancia hacía imprescindible una nueva disposición y función de la cocina, adaptada al uso y forma de vida que hoy hacemos. Una desafortunada ampliación del baño realizada con anterioridad había restado parte de una ventana a un dormitorio que se convertía en una zona de estudio poco apetecible. En contraste, el dormitorio principal, alejado del baño, contaba con una gran ventana que le permitía disfrutar de luz natural, desaprovechada totalmente porque los propietarios utilizan esta estancia sólo por la noche. Además, la vivienda contaba con un pasillo y un incómodo altillo sobre el mismo. Todo ello hizo que nuestros clientes tomaran la decisión de contar con nosotros para plantear la vivienda empezando de cero. Una continuada conversación, mucha facilidad y sinceridad a la hora de contarnos su objeto y forma de vida y, sobre todo, una confianza plena en nosotros a la hora de poder plantear un proyecto hecho a medida para ellos ha dado como resultado el proyecto y obra que os presentamos. Ahora la casa se entiende como una amplia zona de salón-comedor-estudio vinculada a la fachada principal, que comparte visuales cruzadas y que a su vez queda directamente comunicada con la cocina. Ésta queda abierta al espacio común pero retranqueada, recogida, protegiendo su intimidad y al mismo tiempo recibiendo toda la luz natural de la fachada principal. El estudio se ubica en uno de los extremos de la planta. Éste disfruta de una de las grandes ventanas y ofrece la flexibilidad de separarse del resto de las zonas gracias a una gran mampara, convirtiéndose así en habitación de invitados. Para ejecutar la mampara tenemos la gran suerte de contar con Diego Macarron. Ha hecho realidad nuestro diseño utilizando una perfilería de acero de la mayor esbeltez posible, lacada al horno y alojando en su interior vidrios tratados con un efecto ahumado en tonalidades ocres. Las piezas de mobiliario que discurren con orden y armonía por la totalidad del proyecto, han sido elaboradas por el carpintero Marcelo Giacobonne. El dormitorio principal se dispone en formato suite. Está rodeado de frentes de armario con distintos acabados, que identifican las posibles diferentes funciones de los mismos. Oculto tras uno de estos frentes está el baño en suite. Una de las metas de nuestros clientes era tener dos baños, aunque no sabían cómo conseguirlo. ¡ Dicho y hecho! Como veis, además del baño en suite que tiene un tamaño mas funcional y reducido, sacamos un baño de invitados con bañera de generosas dimensiones y banco perimetral, que cualquiera quisiera tener en su casa para relajarse cuando la gran ciudad absorbe las energías del que reside en ella. Por último hablamos del hall, entendido no como un espacio cerrado, sino como un lugar de tránsito que aporta intimidad al resto de la casa. Éste recoge en su recorrido un gran mueble diseñado para alojar en su hornacina central una escultura que aporta la personalidad del cliente. El resultado: vivir en una vivienda planteada desde el entendimiento y forma de uso o disfrute de la misma, contemplando los espacios y persiguiendo la permeabilidad de la luz. Ante la posible frialdad de un exceso de orden y linealidad de las formas, la calidez del espacio se consigue por medio de los materiales escogidos, sus colores y texturas, que arropan el espacio finalmente configurado. Ficha de proyecto: Año: 2018 Superficie útil aproximadamente: 72 m2 Contratista: INGENINSA Fotografías: Davide Curatola y La Reina Obrera

Comedor-estudio-cocina. Vista desde salón.