Ir al contenido principal

"La casa de papel"

Ángel y Lidia se ponen en contacto con nosotros con muchas dudas a cuestas. Nosotros ya hemos trabajado para la familia, así que ya tienen ciertas garantías. La gran peculiaridad es que en su casa almacenan muchísimos libros, ¡ incontables ! . Es decir, buscan orden. Pero no saben por dónde empezar, ya que los metros cuadrados son los que son y el número de habitaciones se mantiene. Les cuesta mucho ver si meterse en obra les merecerá la pena y obtendrán el resultado que les gustaría. Otro condicionante, como pasa siempre, es el presupuesto. No se modifica la distribución y el programa se respeta, simplemente se abrirá la cocina para ganar almacenamiento y amplitud. No se interviene en gran medida en los baños, ni se tocan las habitaciones. ¿Qué hacemos, entonces? Lo primero: proyectar. Para ganar metros cuadrados útiles, eliminamos la tabiquería que define el hall. Volveremos a generar un ámbito de acceso delimitado por el mobiliario. Planteamos dos armarios con mucha capacidad que servirán para los abrigos y para almacenar libros. Estos dos armarios conforman dos volúmenes que se materializan en DM natural barnizado. Uno de los volúmenes, además, se “agranda” visualmente porque llevamos el revestimiento hasta la entrada de la habitación principal, envolviendo al baño. El fondo del armario más grande está reservado para ocultar los libros coleccionados. Pero la propiedad no quiere que la casa pierda su personalidad, así que lo que hacemos es proponer hornacinas iluminadas que destaquen aquellos libros más emblemáticos. Para acceder a los libros ocultos, abrimos la estantería completa, por lo que el mueble debe contar con unos rodamientos que permitan cierta facilidad de movimiento. Desplazamos unos cm el tabique de la habitación contigua a la cocina, de forma que nos permita sacar más mobiliario, que complemente el almacenamiento del que carecía. Al abrir la cocina al salón, la casa se agranda. En este caso, merece mucho la pena. Se modifica la posición de la puerta de acceso a la habitación, de forma que permite distribuir el mobiliario más cómoda y eficientemente, dividiendo la habitación en zona de estudio y zona de descanso. Otro pequeño detalle que también genera un gran cambio es desplazar las puertas de acceso a las habitaciones del fondo y ejecutarlas de suelo a techo. Acorta el pasillo hacia las dos estancias, y la anchura del pasillo permite poner una estantería para más libros, decorándolo de una manera sencilla y muy personal. En el salón se proyecta mobiliario de poco fondo para dejar libre la mayor cantidad de superficie útil, combinando partes cerradas con partes abiertas y utilizando dos materiales. Lo segundo: controlar el gasto. Hay cosas que son un condicionante en el presupuesto desde el inicio: cambiar el pavimento de toda la vivienda y el alisado y pintura de toda ella. A partir de ahí, se realiza el presupuesto de todo el mobiliario propuesto y aquellos movimientos de tabiquería que consideramos fundamentales y se ejecutará aquello que sea viable para la propiedad. Gracias a combinar el DM con melamina cortada a láser, conseguimos controlar el presupuesto de la carpintería interior con un gran resultado. Se consigue construir prácticamente la totalidad del mobiliario proyectado. Nuevamente Marcelo Giacobone hace un gran trabajo de carpintería interior y nos deja a todos boquiabiertos. Además, los propietarios son una gran pareja: amable, simpática y que, con sus dudas y todo, han confiado en nosotros y se han dejado asesorar. ¿Se puede pedir más?

Salón. Vista hacia la zona de sofás.